Guía rápida: solución de problemas

Independientemente de cómo sea tu vida, de si amas o no tu trabajo, si eres feliz o no, si tienes o no hijos, etc., los problemas existen y se presentan cotidianamente. Pueden ser sencillos o complicados, pero es un hecho que siempre existirán.

Una vez que comprendes que los problemas van y vienen inevitablemente y mientras más pronto reconozcas que existen y que los debes atender, más rápido desarrollarás la madurez emocional para enfrentarlos y, en lo posible, solucionarlos o bien, aprender a aceptar que hay cosas que no puedes cambiar y con las que tendrás que aprender a vivir.

Toma en cuenta estos tips para resolver y enfrentar problemas.

  1. Acepta que existe el problema y no niegues su existencia. La negación te inmovilizará y en lugar de acercarte a la solución, agrandará el problema.
  2. Evita sentirte como víctima. Pasar el tiempo lamentándote de las “injustas cosas que te pasan” solo te hará sentir menos poderoso y perderás tiempo valioso; además de que no sirve de nada.
  3. Evita soluciones superficiales. Las soluciones momentáneas solo atrasan y agravan el problema.
  4. No hagas “un hoyo para tapar otro”. Solucionar un problema generando otro, terminará por crear dos problemas o tres o cuatro.
  5. 5. Evita las quejas. Cuando te quejas, se va tu energía en algo que no sirve; mejor haz lo que tengas que hacer para cambiar tu situación.
  6. Platica con alguien. No se trata de quejarte, sino de verbalizar lo que consideras un problema; cuando compartimos nuestros sentimientos, nos libramos de cierta carga y, además, dos cabezas piensan más que una. Tal vez tu amigo te sugiera una solución que no se te había ocurrido.
  7. Haz una clara diferencia entre lo que es urgente y lo que es importante, antes de ponerte “manos a la obra”. Elige bien tus batallas.
  8. Pero, sobre todo, se paciente y no te desesperes. Si sabes qué tienes que hacer y lo haces, ten en cuenta que las cosas no cambiarán de un momento a otro; sigue en la dirección correcta y, eventualmente, todo mejorará.

¡Ánimo!

Deja un comentario